Cómo sacar mayor partido a la carta de un restaurante

¿La carta de tu restaurante saca el mayor partido de los platos que ofreces? ¿Tus clientes conocen de verdad qué productos se adaptan mejor a sus necesidades o preferencias?

Cada día nos encontramos con una sociedad que mira más por su salud y uno de los factores principales para lograr llevar una vida saludable, es el control de lo que comemos. El contar con la mayor información posible sobre lo que consumimos nos ayuda a decidir en la elección de un producto u otro, y muestra de ello son todos los productos que se venden en los supermercados con la frase “producto bajo en calorías”, o “bajo en sal”, o sino bajo en grasa”, además de toda la información nutricional y alérgenos que contienen las etiquetas.

Mientras las comidas se realizan en casa, se tiene en mayor medida controlado lo que se consume, pero cuando estas se realizan en bares, restaurantes o cafeterías, ¿contamos con la misma información? Por ello, una de las últimas medidas que tomó la administración pública al respecto, fue la de obligar a las empresas hosteleras como bares, cafeterías, restaurantes, empresas de cátering, etc., a informar en sus cartas sobre los alérgenos e intolerancias que podrían contener cada uno de los platos.

Una vez sabido esto y viendo la clasificación de platos que se suele hacer en las cartas de la gran mayoría de bares, cafeterías y restaurantes, ¿no crees que si utilizas la misma técnica que los supermercados para vender sus productos, facilitarías la elección de tus platos a tus clientes? Te vamos a dar una idea de cómo hacerlo.

Cómo ayudar al cliente a elegir el plato que mejor se adapta a sus necesidades

Por ley, todos los productos alimenticios que compramos deben llevar un apartado en la etiqueta con la información nutricional del producto.

Con estos datos y conociendo los requisitos que marca la ley para nombrar a un producto de una determinada manera, puedes ayudar al cliente a realizar la elección más adecuada según su necesidad. Cada vez es mayor el número de personas que quieren o tienen que vigilar los niveles de colesterol, la tensión y sobre todo, el número de calorías que se ingieren, bien sea para adelgazar o para controlar el peso. Por ello, una forma interesante y que seguro que sorprende gratamente a más de un cliente, es la clasificación de los platos según la necesidad del cliente teniendo en cuenta la composición del plato.

En este caso nosotros sugerimos:

  • Crear una sección para platos:
[ct_column_third]

Bajos en calorías

[/ct_column_third][ct_column_third]

Bajos en grasas

[/ct_column_third][ct_column_third_last]

Bajos en sal

[/ct_column_third_last]

  • O bien, añadir un icono, al igual que se hace con los alérgenos, junto al nombre del producto. Ejemplo de ellos podrían ser:

[ct_column_third]

bajo-en-caloriasBajo en calorías

[/ct_column_third][ct_column_third]

bajo-en-colesterolBajo en colesterol

[/ct_column_third][ct_column_third_last]

Bajo en sal

[/ct_column_third_last]

Platos bajos en calorías (valor energético)

Para cumplir con este requisito, el reglamento 1924/2006 fijado por la Unión Europea, considera que un alimento será bajo en calorías (valor energético) siempre y cuando el producto no contenga más de 40 kcal. (170 kj.) por cada 100 g. Con esta clasificación buscamos atraer a aquellas personas que se interesan por el consumo de pocas calorías en sus comidas. ¿Y qué alimentos cumplen con esta cifra?

[ct_column_third]

  • Rúcula y lechuga
  • Espárragos
  • Brócoli

[/ct_column_third][ct_column_third]

  • Sopa de verdura, pollo o pescado
  • Coliflor, col de bruselas y col
  • Espinacas y acelgas

[/ct_column_third][ct_column_third_last]

  • La mayoría de hortalizas (calabacín, calabaza, rábanos…)
  • Frutas como las fresas, la lima o el tomate.

[/ct_column_third_last]

Platos bajos en grasa

Si nos fijamos en el mismo reglamento europeo, para poder utilizar la expresión “bajo en grasa“, el alimento no debe superar los 3 g. de grasa por cada 100 g. La intención de esta sección es la de atraer a aquellos clientes que tengan problemas con el colesterol. Productos que cumplan con este requisito, podemos encontrar entre la lista de productos de Precocinados La Perla los siguientes:

[ct_column_third]

minibrocheta-de-pollo-pimiento-y-cebolla-precocinados-la-perla

Brocheta mini de pollo

[/ct_column_third][ct_column_third]

rellenito-de-pechuga-de-pollo-y-espinacas-precocinados-la-perla

Pechulla de pollo rellena con espinacas

[/ct_column_third][ct_column_third_last]

Solomillo de pollo a las finas hierbas

[/ct_column_third_last]
Platos bajos en sal

Y como última sugerencia, los “platos bajos en sal”, pensado para aquellas personas que tengan la tensión alta, es posible ofrecer bajo esta nomenclatura aquellos alimentos que contengan como máximo 0,12 g. de sodio o su valor equivalente, en sal por cada 100 g.. Veamos qué productos se pueden utilizar:

[ct_column_third]

datiles-con-bacon-precocinados-la-perla

Dátil con bacon

[/ct_column_third][ct_column_third]

pinchitos-de-pollo-con-palillo-precocinados-la-perla

Pinchitos de pollo

[/ct_column_third][ct_column_third_last]

datiles-con-bacon-y-almendra-catering-precocinados-la-perla

Dátil con bacon y almendra

[/ct_column_third_last]

Gracias a la información nutricional que aparece en las etiquetas de los productos, se puede conocer los distintos niveles tanto de calorías (valor energético), como de grasa y sal, entre otras sustancias. En caso que no se disponga de la información nutricional, existen páginas web como fatsecret.es, donde podrás calcular estos niveles entre miles de productos clasificados según tipo de alimento, su marca, el restaurante donde lo sirven o el supermercado donde lo venden.

En resumidas cuentas, lo importante en un negocio como un bar, restaurante o cafetería, es facilitar la elección de los platos que ofreces y si te adaptas a las nuevas tendencias, seras capaz de satisfacer más si cabe al cliente que seguro volverá a tu establecimiento.