A menudo nos planteamos la rentabilidad de nuestros negocios y cómo reducir los gastos, que a veces, nos complican hasta la continuidad de nuestra empresa. Para ello, en numerosos casos, solo basta con mirar las oportunidades que nos ofrece el entorno que nos rodea y saber aprovecharlas. Un método que cada vez se extiende más entre las empresas, independientemente de su tamaño, es la externalización de ciertas fases de nuestro negocio, o lo que es lo mismo, contratar a una empresa ajena…